Olimpiadas 404 – Games not found

Ángel Longueira
agosto 18, 2020

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 no se pudieron celebrar en la fecha prevista. La pandemia global obligó a posponer el evento desplazándolo al próximo año.

Además de complicaciones económicas y deportivas, el aplazamiento plantea una importante dificultad relacionada con la marca: ¿qué hacer ahora con los “Juegos Olímpicos de Tokio 2020”? ¿Van a preservar su nombre original o van a actualizarlo?

El Comité Olímpico Internacional ha optado por una solución simple que no está exenta de inconvenientes: continuar con la marca que ya se había asumido sin introducir ningún tipo de cambio. De este modo, los “Juegos Olímpicos de Tokio 2020” seguirán siendo los “Juegos Olímpicos de Tokio 2020” aunque se celebren en el año 2021.

La propuesta del Comité Olímpico, lejos de solucionar el conflicto, lo único que hace es trasladarlo. Ahora son los medios de comunicación y los propios espectadores los que tienen que decidir cómo referirse a la celebración. Es cierto que la nomenclatura oficial es clara, pero, a medida que se acerque la fecha del gran acontecimiento, se irá haciendo cada vez más raro hablar de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y no de los Juegos Olímpicos de Tokio 2021.

En retrospectiva la cosa será todavía más extraña. ¿Qué diremos una década después? ¿“¿Te acuerdas de las Juegos Olímpicos de 2020?” o “¿Te acuerdas de los Juegos Olímpicos de 2021?”?

Quizá porque el asunto es un embrollo ha dado lugar a una respuesta creativa tan ingeniosa como la siguiente.

 

El diseño fue presentado en un spot que anunciaba la cobertura olímpica de la NBC.

Al emplear el segundo cero de 2020 como la “O” de “One”, la NBC consigue comunicar, de un solo vistazo, que las olimpiadas de Tokio 2020 son, asimismo, las olimpiadas de 2021. En el diseño no hay dilema porque cabe todo.

Los problemas surgen cuando tratas de leer en voz alta lo que tienes delante. El juego de palabras (y números) de la NBC es literalmente intraducible al lenguaje oral.

Si leemos 2020ne como “twenty twenty-one”, se pierde la referencia al 2020.

Y si leemos “twenty twenty”, el “one” carece sentido.

Así, es normal que algunos telespectadores consideren que el diseño es confuso e incluso defiendan que les da dolor de cabeza.

Es destacable también que son muchas las personas cuya primera lectura no tiene nada que ver con las fechas de las olimpiadas. La lectura “202 one” no es, precisamente, anecdótica. Véanse los comentarios al siguiente tuit.

Entonces, ¿es el 2020ne un diseño fallido? Me cuesta ser tajante al respecto porque, en mi caso, funciona y me encanta. Sé lo que me quiere transmitir y me lo transmite. Además, ofrece una alternativa a los deportistas que decidieron realizarse un tatuaje para conmemorar su clasificación olímpica.

No obstante, cuando el río suena es porque algo no va bien. Si la NBC quiere construir una marca para la cobertura de las olimpiadas apoyándose en el 2020ne, tiene que ser un poco más clara. El diseño deber ir acompañado de un nombre que le haga justicia y respete el ingenio de la propuesta.

En un escenario tan loco como el actual, quizá lo más sensato sería dejarnos de medias tintas y sustituir la marca de los “Juegos Olímpicos de Tokyo de 2020” por la de las “Olimpiadas 404”.

Vivimos en un cómic de Mortadelo y Filemón que no termina nunca. Será mejor que lo aceptemos cuanto antes.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This